HACERSE ADULTO EN LA FE. CATEQUESIS Y SIGNOS DE LOS TIEMPOS

HACERSE ADULTO EN LA FE
Editorial:
SAL TERRAE
Año de edición:
ISBN:
978-84-293-1870-8
Páginas:
152
Encuadernación:
Otros
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata
Colección:
RECURSOS CATEQUETICOS

13,50 €
Comprar

Desde hace ya unos diez años, las diferentes Conferencias Episcopales Europeas se han ido pronunciando sobre el problema de la transmisión de la fe en la sociedad actual, desde que los obispos de Francia dieran el pistoletazo de salida con su carta «Proponer la fe en la sociedad actual» (1996). En la presente edición, en continuidad con nuestro anterior volumen «Proponer la fe hoy» (2006), presentamos al público de habla hispana el Documento de los obispos belgas «Hacerse adultos en la fe» (2006), como una de las aportaciones más importantes acerca de la catequesis y la propuesta de la fe en nuestra sociedad. Cada día más, el cristiano «no nace, se hace». Y éste es, de alguna manera, el eje que atraviesa transversalmente toda la reflexión de los obispos de Bélgica, complementándolo posteriormente con otro documento, «Crecer en la fe» (2007), cuyo texto publicamos también junto con el anterior. Todo ello tiene como presupuesto el tema del «primer anuncio» de la fe en una sociedad secularizada, lo que conlleva la pregunta sobre el modo de situarse la Iglesia en esta nueva sociedad laica y plural. Por ello, complementamos ambos documentos con un tercero: «¿No sabéis interpretar los signos de los tiempos?» (2007), también de los obispos belgas, que quiere responder precisamente a este interrogante que la misma catequesis y la transmisión de la fe plantean al conjunto de la presencia de la Iglesia en esta nueva sociedad. Es cierto que la Iglesia belga es diferente de la española o la francesa, la italiana, etc. Sin embargo, todas ellas coinciden en una serie de puntos comunes que nos afectan de manera muy semejante. Deseamos que estas reflexiones impulsen entre nosotros ?catequetas, catequistas, agentes de pastoral en general, etc.? una reflexión que necesitamos todos con urgencia en la sociedad y en la Iglesia.