LA PERSONA ES CRIATURA AMOROSA. PERSPECTIVAS PARA UNA ANTROPOLOGIA TEOLOGICA

LA PERSONA ES CRIATURA AMOROSA
Editorial:
EDICEP
Año de edición:
ISBN:
978-84-9925-119-6
Páginas:
336
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
En 10 dias
Cantidad:

20,00 €
Comprar

El fruto más notorio del llamado «giro antropológico» del mundo moderno es el conflicto fundamental abierto entre la imagen bíblica del hombre como síntesis de autonomía y relación, y la experiencia del sujeto moderno como autonomía concentrada en el valor absoluto de su libertad individual. Tanto una buena parte de la filosofía contemporánea, como el grueso de la teología católica del siglo XX, han dedicado sus mejores esfuerzos a superar ese conflicto impulsando una visión antropológico-crítica que concentra en la caracterización del hombre como ser personal aquella totalidad de indicios fenomenológicos y exigencias metafísicas que impiden limitar la identidad del ser humano al arbitrio del yo; puesto que el mundo en que habita (naturaleza), los otros hombres con quienes se relaciona (historia), y el absoluto de quien es capaz (Dios), conforman la constitución trascendente -corpóreo-espiritual- que determina la experiencia humana del ser.
Apelando a este esfuerzo convergente de teología y filosofía, el servicio que trata de prestar este libro a la teología se concentra en la respuesta a esta pregunta: ¿en qué medida se actualiza, enriquece y dinamiza la razón antropológico-trascendental de la Revelación (saberse capaz de Dios) al abrir el horizonte de estudio de la identidad teologal del hombre a una perspectiva más histórico-vital (vivirse en comunión con Dios) a partir del significado radical que atesoran las experiencias fundamentales de mi vida: nacer, ser cuerpo, estar en el mundo, vivir en el tiempo, amar al otro, tener que morir.? Recabando la ayuda de la «antropología metafísica» del filósofo católico español Julián Marías Aguilera (1914-2005) esta investigación pretende recordar a la antropología teológica que el recurso a esas experiencias radicales, no sólo no disgrega la identidad teologal del hombre, sino que contribuye a su verdad plena en cuanto exponentes de esa razón de ser desde abajo de la relación Dios-hombre que, para la fe cristiana, tiene en el Hijo encarnado su inspiración original y su altura definitiva. En suma, volver sobre el alcance del concepto persona en antropología teológica, no sólo responde a la necesidad presente de elaborar una teología que sea existencialmente eficaz, sino a la perenne necesidad de fidelidad al mensaje central de la Revelación que identifica en el Hijo, nacido de mujer, la decisión divina de auto-comunicársenos mediante nuestra carne, palabras y obras.

Juan Manuel Cabiedas Tejero (Toledo, España, 1977), es miembro de la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos. Doctor en teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Actualmente es vicerrector y profesor de teología en el Seminario Mayor San Carlos y San Ambrosio de La Habana, Cuba.