VERDADERO CAMINO HACIA DIOS, EL

VERDADERO CAMINO HACIA DIOS, EL
Editorial:
CULTIVALIBROS
Año de edición:
ISBN:
978-84-15661-43-6
Páginas:
400
Encuadernación:
Otros
Disponibilidad:
En 1 semana
Cantidad:

15,00 €
Comprar

Encontrarán en esta obra, un sistema social nuevo con los valores más convenientes para la construcción de una humanidad más justa y solidaria.

Se describen en esta Obra, a lo largo de sus cuatro libros, el análisis de los sistemas sociales actuales y después, los valores y estructuras que son convenientes adoptar para la consecución de la transformación necesaria para la sociedad para su mejor desarrollo, eliminando injusticias y por tanto creando una sociedad más justa, eficaz y solidaria, que articularán una sociedad con un buen apoyo mutuo de todas las personas y creando un verdadero clima de convivencia feliz y con el entorno de toda la humanidad.

En palabras del autor, “El sistema de vida actual tiende cada vez más a ser malo, pues sólo por medio de malas artes o estrategias, que han de pasar para lograr sus objetivos, por encima de intereses de los demás o restando bienes o posesiones a otros para conseguirlos ellos, llegan éstos a conseguir cotas de posesiones y poder sobre los demás.”

Y en otro pasaje del libro señala contundente: “Podemos observar también, a poco que desplacemos nuestra atención por los distintos países y diferentes formas de gobernarse y de organizarse en sus acciones y conductas que están empleando los hombres en las distintas zonas de la Tierra, que ninguna de estas organizaciones políticas es capaz de establecer ni podrá tener capacidad para establecer y garantizar unas situaciones justas para todos los ciudadanos ni en lo más mínimo, ni tampoco el desarrollo de las actitudes de bien por parte de las personas, de tal modo que triunfe el bien, ahogando a las actitudes de mal, sino que vemos que en todos los países, y por medio de cualquier régimen político que sea, se dan desigualdades, situaciones injustas, toda clase de insatisfacciones y malestar para la mayoría de sus ciudadanos, soledad y falta de consuelo de las personas en sus conflictivas situaciones, separadas unas de otras en voluntad y espíritu, aunque se encuentren conglomeradas en un aspecto físico, recursos insatisfactorios para muchos, aunque alguna minoría sí goce de recursos abundantes…”

Leer un fragmento:
LA HIPOCRESÍA
La hipocresía, también base de injusticias en el sistema actual

En este sistema actual de vida, se hace bastante difícil, y muchas veces no son justas las apreciaciones que se hacen, para valorar los esfuerzos y sacrificios, o sea, los méritos de las personas, y, por tanto, los reconocimientos de méritos que se dan no son justos en muchos casos, y no son justos para la Justicia que Dios entiende y que es la única real y que importa, ya que todos los méritos que gane uno aquí, en esta vida, que solo sean reconocidos por otros hombres mortales, pero no por Dios, pasan en corto espacio de tiempo y no valdrán luego para nada, si estos no son reconocidos como tales por Dios.

Y digo que estos méritos reconocidos por otros hombres, y sobre todo en este sistema actual de vida, suelen no ser tales méritos, por múltiples razones y facetas que enmascaran la verdadera realidad. Podemos poner modelos de ejemplos que se suelen dar para comprenderlo mejor: tenemos a un hombre que cumple su jornada de trabajo, pero que además tiene la fea costumbre y la picardía suficiente de dirigirse a sus jefes, siempre que las circunstancias le son favorables, cuando en alguna ocasión supera la cantidad de trabajo que había hecho anteriormente alguno de sus compañeros, o subsana algún error de otro o alguna otra circunstancia de ese tipo, para hacérselo notar a sus jefes, siempre en ausencia de sus compañeros, al tiempo que adula por algunos motivos al jefe; ahora este hombre termina el horario en su trabajo, sale por las puertas y desde ese momento si alguien le pide ayuda, o necesita alguien de el, no mueve un dedo por ayudar a nadie.